Letras al fin y al cabo…

1069199_360332824093229_241040469_n

“Siempre he pensado que los libros son el invento más bonito que hay. Tuve la suerte de conocerlos a temprana edad y desde entonces no he dejado de querer más. Tal vez por eso escribo, tal vez mis manos pretenden lograr algún día crear una historia interesante y cautivadora como tantas que he tenido la fortuna de leer.

No sé en realidad cuál es la razón principal, pero sí sé que escribir me hace sentir liviana.

Al principio, cuando tomo la computadora o una hoja en blanco suelen pasar unos cuantos minutos sin que haga nada más que mirar ése espacio, buscando la primera palabra, ésa que parece insignificante pero que me ha hecho levantarme frustrada porque simplemente no la encuentro.

Pero de repente todo fluye, así, facilito como cuando hablamos con las amigas o como cuando escuchas una canción que te gusta mucho y automáticamente la cantas o la bailas, así comienza a fluir todo, letra por letra y el sonido del teclado me anima cada vez más.

Y entonces de sentirme liviana paso a sentirme emocionada, y a ratos hasta siento una opresión en el pecho como si se me atoraran las palabras y quisieran salir rápido a través de mis dedos. Todo funciona, los engranes embonan y la maquinaria trabaja como debe ser. Incluso si lo que estoy escribiendo resulta ser en extremo personal…las lágrimas también fluyen y las dejo formar parte del proceso.

Escribo para mi, pero también para ti, para todo el que me quiera leer y se sienta identificado o “tocado” de alguna manera con lo que expreso.

Hoy, éste proyecto que comenzó con cartas personales, se siente un tanto más sólido, más fuerte y agradezco de todo corazón a todas las personas que en algún momento se han tomado el tiempo de leer algo mío. No soy más que una mujer con algo que decir, con recuerdos que plasmar para que no se vayan; una mujer con una vida igual que la de otras pero con ganas de contar cómo la vive, cómo siente y cómo ve todo lo que pasa a su alrededor.

De hecho creo que una de las cosas que más me ha ayudado a superar problemas o a desahogar penas y corajes ha sido escribir justo cuando peor me siento. Hacerlo me lleva a otro nivel de entendimiento de mi misma y de repente me he topado con que ése malestar ya no se siente tanto o hasta logra desaparecer. Definitivamente es terapéutico.

Mis palabras tienen un espacio más para ser leídas y estoy feliz porque se siente muy bonito ver tus ideas y sentimientos diseñados, con letra bonita y hasta con una imagen que enmarque todo aquello que dejaste salir.

Ya sé, se oye cursi, emocional, muy “girly”, pero no lo puedo evitar porque también así puedo ser, supongo que con cada texto van conociendo más de mi y se dan cuenta de que no soy más que una MUJER AL FIN Y AL CABO.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s