Traspasando los límites de la decencia…

 

Quiero hacer  un libro de tu vida pero con  páginas en blanco, para que puedas desnudar tu alma a tu antojo, para que puedas escribir en él todo lo que sueñas conmigo, tus deseos más íntimos, tus pensamientos más profundos, tus ideas perversas o tus anhelos más simples.

No sé por qué, pero hoy me siento llena de ti, te siento omnipresente y entonces te veo en mi misma, te siento mío. Soy prisionera voluntaria en las redes de tu cuerpo porque encuentro en ti una sensualidad tan perversa que me hace perder la cabeza hasta en sueños. No quiero ser un rostro en tu pasado, quiero ser la ilusión de tu futuro. Ansío gozar a cada momento de ti y poder descubrir el mundo a mis pies.

Estar contigo es toda una aventura, un sueño cumplido de besos que me conmueven hasta la médula, desatando mi pasión con sólo rozar tu piel.

Si quieres existir sólo tienes que mirarme…respirarme, desearme…porque quiero que te abraces con mi fuego, que te hierva la sangre y te queme la piel cuando me toques, que se te acelere el pulso cuando te acerques y me rodees con tus brazos…y que no me sueltes nunca, para que existas ahí conmigo.

Desearía que nos cegara la pasión que llevamos dentro y que se convirtiera en locura de amor, salvajemente aprovechada. Que la punta de tu lengua investigara mi cuerpo, todo entero, con intensidad placentera y morbosa a la vez.

Siéntete dueño de mi amor, sostén mi corazón en llamas y déjame sentir tu virilidad…fuerte y poderosa…dentro de mí para luego saborear que eres mío.

Quiero jugar a todas tus íntimas fantasías  y hacer realidad tus sueños y ansias más profundas. Mi sentimiento de placer es de tan grande magnitud que no dejo de buscarte intensamente en mis sueños. Quiero enloquecer contigo, sin límites. Quiero que tus dedos…se deslicen en mi cuerpo jadeante y dispuesto sólo para ti y que traspasemos el límite de la decencia.

Déjame AMOR, perder el control, excitarte, endurecerte hasta que te duela el cuerpo y llegar a ese punto en el que desmayamos de placer, entrelazados.

Miremos los dos en una sola dirección, hagamos que el universo sea nuestro teniendo a Dios como único testigo, que tus pupilas se derritan con las mías, que la almohada juegue con nuestros sueños y que un único colchón dé cobijo a nuestro contacto. Que tu carne y la mía sientan la desnudez de un solo cuerpo, que seamos almas gemelas en el silencio de la noche y el despertar de la mañana.

Nada nos prohíbe la vida. Vivámosla intensamente AMOR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s