Cuando duele el corazón…

Se me atoraron ciertas palabras leídas cuando iba de camino al colegio de la niña y solo pensaba en la facilidad con la que se nos puede caer la vida a pedazos. Uno vive en castillos, en mundos pequeños resguardados apenas por creencias vanas de seguridad, pero la verdad es otra.

De un día para otro, una enfermedad, un despido, un accidente o la muerte, entre otras cosas, pueden echar abajo gran parte de lo construido, tu seguridad, tu autoestima, los planes para el futuro. De verdad que no somos nada.

A mí me bastaron un par de días para cambiar el rumbo y cuestionar afectos. Un par de días solamente para ver con otros ojos lo mismo que veía desde hace años. Se me metió en el corazón un desasosiego que decidió quedarse como si yo le hubiera enviado invitación. Y no se quiere ir.

Hay lazos que se rompen como las vajillas finas, que se parten en mil pedazos, se hacen añicos y aunque logres pegar de nuevo, no se vuelve a unir nunca, se ven las grietas…ya no es lo mismo.

Mi método para el dolor quizá no es tan bueno, ni es el mejor, pero me funciona por lo menos un tiempo. Se llama bloqueo y me lo enseñó mi mamá. Consiste básicamente en trabajar tu cerebro con base en la repetición de frases acerca de lo que quieres alejar o borrar. Lo tengo tan dominado que ya ni hago lo de la repetición tan seguido, ahora simplemente deshecho el pensamiento que me lastima en cuanto me llega. Soy como una raqueta humana en la que rebotan todos los pensamientos o sensaciones lastimeras. Sirve, pero desgasta.

Así que iba en el auto con la mirada perdida entre las casas, los negocios y el tráfico -mi paisaje mañanero diario- acordándome de los agravios recibidos y externados  y, como dije, se me atoraron las palabras y se hicieron un nudo tan inaguantable que terminó por explotar y disolverse convertido en lágrimas. Pero llorar tan temprano no está padre, ni es bonito ni saludable ni nada.

Puse en práctica el método y funcionó, logré pasar aire y recuperar el ritmo de mi respiración, me sequé el par de lágrimas que tenía en las mejillas y logré concentrarme en la cantidad de personas que estaban bajando en ése momento del camión que tenía adelante de mí. Encendí la radio y el bloqueo terminó de hacer su trabajo.

Para efectos prácticos es una maravilla, es decir, ayuda a sobrevivir el día a día, pero tengo que aceptar que mis ganas no son las mismas ni mi cuerpo tampoco, ando cansada, irascible (más de lo normal) y distraída.

Nada que no hayan sentido en algún momento de sus vidas. Nada que no pueda superarse con el psicólogo, con tiempo, con amigas, con distancia, con trabajo o con lo que cada quién se cure ése tipo de resaca.

La vida nos puede cambiar de un día para otro y nunca estamos preparados. Las pérdidas son por mucho de los dolores más fuertes y permanentes que conozco, hay quien no se recupera nunca. En estos días me ha tocado, desafortunadamente, saber de muertes, separaciones y pleitos. El dolor y la sorpresa son factores ineludibles y la recuperación, aunque distinta para cada caso, de repente se antoja inalcanzable.

Lo mío no es nada, comparado con lo que he sabido últimamente, pero me pasa a mí y me duele. Sólo quiero que pase en tiempo y se vaya haciendo más pequeño e imperceptible. Que deje de atacarme todo el tiempo, quiero volver a sentirme bien, contenta y tranquila, como antes. Quiero que el dolor se convierta en nada y me deje vivir en paz de nuevo.

Tantos tipos de dolor y tantas maneras de sufrir. Tanta gente peor que uno y nosotros con la incapacidad de hacer el propio a un lado para ayudar al otro.

Hoy no hay tranquilidad en éste corazón, tampoco hay consuelo para aquel que perdió un ser querido. El final llegó para el que decidió que ya era hora. Luces que se apagan, puertas que se cierran…y todo, irónicamente, forma parte de la vida, ésa que hoy nos tiene así, sin esperanza y con el alma adolorida pero que mañana…mañana seguramente nos hará sonreír de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s