Uno de mi edad, por favor.

Hace ya un buen tiempo que quiero escribir sobre lo siguiente: la diferencia de edad en el amor.

Yo la verdad no podría andar nunca con uno menor que yo, no puedo evitar verles el control del Xbox en una mano y el balón de fútbol en la otra. Han de dar besos con sabor a Danonino. Prefiero uno mayor, que tenga algo que enseñarme y no uno al que le tenga que decir cómo hacerle. Ya sé, no todos son así, hay unos que nacieron con el alma vieja metida en un cuerpo joven, pero seamos honestas ¿Cuántos son así?

También acepto que son mis casi 40 los que hablan. aunque debo decir que desde que tenía 20 y estaba en la universidad no volteaba para atrás ni aunque el tipo en cuestión estuviera más que bueno.

No, no y no. Al César lo que es del César. Y estoy segura de que muchas coincidirán conmigo cuando digo que sabe mejor el cognac que la cerveza. Y que preferimos que nos inviten a que cada quien pague su parte.

Siento que en el caso de los hombres es distinto y que su atracción por una mujer más joven está un poco más justificado, quieren cuidar y proteger, quieren sentir firmeza, compartir su sabiduría…qué sé yo, ni que fuera hombre.

El punto es que a mí eso de andar con un hombre más joven no me late ni para una cita. Me siento más segura con alguien con quien de perdido puedo hablar de la misma música o los mismos programas de televisión. Y eso que me considero una mujer actualizada, moderna.

Mis respetos para todas las que son o han sido novias o esposas de hombres más jóvenes que ellas, yo no podría. Mi montón de inseguridades tampoco me dejaría. Suficiente es preocuparme por mi físico y mi rendimiento sexual con uno de mi misma edad. No me quiero imaginar cómo estaría. Me queda claro que hablamos de autoestima muy alta y una manera de pensar muy distinta a la mía.

Me gusta el equilibrio. Las dolencias compartidas y las energías al mismo nivel. Me gusta que mi pareja tenga el mismo bagaje cultural que yo, que hablemos el mismo idioma y caminemos a la par. Ya sé que nos vamos a cansar juntos si es que llegamos a viejos.

Si así, es difícil mantener una relación sana y estable, no me quiero imaginar cómo sería querer quedarme en casa a ver una película y que el tipo en cuestión quisiera salir con los amigos a un bar. Verán, yo a los 23 me regresaba a la 1 de la mañana a mi casa con las rodillas hechas pomada, siempre he sido una ruquita. Muy divertida, pero una ruquita.

Yo digo que cada quien en su tiempo y su medida…aunque pruebas hay de sobra de que eso, que a mi no me gusta, hay a quien le ha funcionado muy bien. Es tan solo mi opinión, desde mis vísceras y mis gustos.

De que el amor puede darse de maneras raras, incomprensibles y fuera de lo común, puede darse. Lo vemos todos los días y digo, es válido, respetable y disfrutable…pero a mí que me dejen al que tengo (un año mayor que yo) que me va excelente, que lo aguanto y me aguanta y que no lo cambiaría por ninguno de 30 porque me gusta tal cual es al grado de esperar con emoción la madurez, la plenitud y todo lo que aún está por venir en él…-suspiro-…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s