Los hombres no adivinan.

Me pasé casi 20 años de mi vida esperando a que mi ex marido, un día, hiciera uso de sus poderes psíquicos y me adivinara el pensamiento. Acostada, sentada, de buenas, de malas, gorda, flaca, sola o acompañada…esperaba y esperaba, pero nunca pasó.

Y para cuando me di cuenta de que nunca me iba a llevar al buró mis galletas Príncipe con un vaso de leche nomás porque yo había estado pensando en eso todo el día, ya era tarde. Se me había acabado la fe en la clarividencia y un tanto más en su amor.

Una mañana de noviembre nos dijimos adiós y nos repartimos muebles, culpas y expectativas no cumplidas. Y fue hasta entonces que me di cuenta de que el peor error en mi matrimonio fue ese: creer que el pobre era adivino y que a sabiendas de TODO lo que yo pensaba y sentía de todo modos se comportaba erróneamente o no hacía lo correcto, lo que yo quería o esperaba de él.

Pero déjenme decirles, mujeres (y los pocos hombres que me leen) que ese error lo cometí yo y lo cometen muchas. Los hombres no funcionan así, no tienen sexto sentido como nosotras, no responden a lo que dicen los astros ni el feng shui ni andan consultando absolutamente a nadie acerca de cómo hacer su vida o cómo tratarnos, ellos son como son y punto.

Los puedes llevar 10 veces al mismo aparador y de todos modos no entienden que te gusta lo que venden en esa tienda, se fijan en lo que quieren y registran lo que necesitan. Sufren en navidad, cumpleaños y aniversarios porque no tienen ni idea de qué regalarnos aunque ya lleven años de convivencia con una mujer que ya tiene un estilo, usa los mismos colores, usa el mismo perfume siempre y de pilón suelta un “se me antoja…” cada 2 días cuando se acerca una fecha importante.

No son adivinos y no quieren serlo. Y nosotras tenemos que aprender a decir lo que queremos, cuando lo queremos y cómo lo queremos…si deseamos ser felices con ése hombre.

Si quieren comer en un lugar específico no contesten “como tú quieras” porque luego las llevan a donde ellos quieren y ahí están haciendo berrinche y hambreadas porque no quisieron comer.

Si no les caen bien sus amigos, díganlo, pero háganlo bien, sin gritar. No se esperen a que se llegue el día en que el señor se quiere salir, para aventar aquel disgusto. Mejor digan las verdades con calma: Fundamenten sus quejas, no prohíban o exijan nada más porque sí. Aprendamos a reconocer cuando somos absurdas, o qué ¿a ellos les caen bien todas nuestras amigas? ¿Nos contestan con monosílabos cuando no hicimos algo que ellos querían? ¿Se acuestan enojados y nos dan la espalda para dormir?

Ni tengo la solución a todo ni me volví sabia con el divorcio. Pero una aprende, a fuerza y en circunstancias adversas, pero aprendes lo que tal vez aprenderías en muchos años más.

Y yo aprendí que boca, cerebro y corazón pueden hacer trabajos en equipo de vez en cuando. Aprendí que no hay hombre al que le guste que le griten, que si te preguntan ¿a dónde quieres ir? es porque realmente quieren saber a dónde carajos se te antoja ir y no nomás por hacer conversación. Aprendí que si ando sentida por algo, es mejor que se lo diga porque si no, nunca se va a dar por enterado y mi resentimiento lo único que hará será aumentar.

Aprendí que lo que nos disgusta en público mejor lo guardamos y lo hablamos en casa porque no está padre que los demás se enteren y se incomoden con discusiones ajenas. Aprendí que un hombre no te dice o no queriendo decir otra cosa…como nosotras.

Que son básicos en sus necesidades pero no necesariamente en sus afectos. Aprendí que se preocupan más de lo que creemos y de lo que nos dejan ver. Que pueden parecer fuertes e impenetrables pero que la carga que les toca suele ser mucho mayor que la nuestra.

Creo que debemos de hacernos el propósito de preguntar con más frecuencia ¿Cómo estás? o ¿Cómo te sientes? y tratar de ponernos un poco más en sus zapatos porque a final de cuentas una siempre tiene más opciones para el desahogo, las amigas, las hermanas, la mamá o hasta la vecina. La realidad es que a nosotras nos cuesta menos hacer liviana la carga y a ellos no tanto.

Aprendí todo eso hasta que me separé y dejé de echarle la culpa por todo. Entendí que al que no habla Dios no lo oye y que lo cortés no quita lo valiente. Dos dichos que caen como anillo al dedo en las relaciones.

Hoy, no soy perfecta. Sigo cojeando de la misma pata y volteando a ver a mi pareja con mirada penetrante…y podría hacer bizcos pero de todo modos me pregunta: “¿Qué?”

Así que poco a poco me obligo a decir lo que quiero, lo que pienso y lo que me parece mal. Constantemente le pregunto por él, si necesita o le falta algo. Le pregunto si cree que vamos bien, hablamos sobre lo que hemos hecho juntos y a dónde queremos llegar. Acepto las críticas y los regaños, mordiéndome el labio y limpiándome las lágrimas porque eso nunca de los nuncas se sentirá chido. Y el aguanta cuando me toca a mí hacerle ver que lo que hizo no estuvo bien.

No me adivina nunca nada. Hace cosas por mí y yo hago cosas por él, pero mejor optamos por la comunicación. Es incómodo no coincidir en todo porque a veces eso rompe la armonía, pero se vale porque simplemente somos distintos, se vale totalmente porque por eso nos enamoramos, por lo que la otra persona tiene para darnos. Así que yo las invito a que les regalen momentos de tranquilidad a sus parejas, sobre todo a las que son controladoras y muy jodonas.

Aprendamos a hablar bien, a ser más específicas, más tolerantes con lo que no se puede cambiar y un poco más pacientes cuando sentimos que no nos entienden.

Y eso no lo digo por el bien de ellos, lo digo por el bien de nosotras y por todas las que quieren una chamarra café clarito, pachoncita, con gorro, larga hasta los muslos y que se abroche con botones…¡y no les han adivinado!

…mujeres al fin y al cabo 😉

Anuncios

Un pensamiento en “Los hombres no adivinan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s